La Maestra de Elias :)

Antes de salir de vacaciones, le comente a la Maestra Myrna, la maestra del grupo de Elías, que quería que escribiera algo para compartirlo, me dijo que estaban haciendo un trabajo sobre esto y que me lo iba a enviar, cuando lo leí termine llorando, y aunque es muy largo quería compartirles la conclusión
* * * * * * * * * * * * * *

En todo proceso de integración educativa, para lograr el éxito esperado se requiere de un compromiso por parte de los involucrados: escuela regular, equipo de apoyo, familia y sociedad, sin la participación de todos sería imposible sacar adelante a Elías. Sabemos que es un reto que tiene tropiezos pero trabajando con amor, dedicación y compromiso lo estamos logrando.

Elías es un niño que puede desarrollar sus habilidades. Sus logros obtenidos en el presente ciclo escolar, sus avances significativos de comportamiento y respuestas en los diferentes campos formativos, son motivante para seguir en esta lucha diaria para mí; pero sobre todo para Elías han servido de preparación para salir adelante en la vida.
Gracias a sus padres, a mi directivo, maestra de apoyo y todos los involucrados por darme este espacio para compartir mi experiencia, la cual es muy gratificante, el tener la oportunidad de tener a un niño con necesidades especiales. Aunque en ocasiones no es muy sencillo, pues uno no se siente lo bastante capacitado para cubrir sus expectativas, pero en el caso de Elías fue muy bueno y fue de aprendizaje también para mí.
Tengo un aprecio por Elías, ya que me ha sorprendido en muchas ocasiones, en las cuales muchas veces he pensado, que él no podría realizar tal o cual cosa, pero siempre le di la oportunidad en todo momento.
Uno de los momentos más emotivos fue este pasado mes de abril, en el cual insistía en querer tocar tambores en la banda de guerra, intervine ya que otra maestra es la encargada, y al ver la carita de emoción, y que fue capaz de sin ensayos tocar, siguiendo y observando solo a sus compañeros, uno de sus compañeros le decía en voz baja lo que tenía que hacer, casi lloro en ese momento.
Gracias doy siempre por ser maestra y vivir cada día aprendiendo, superándome pero sobre todo viviendo este tipo de experiencias.