Una nueva vida

In Adopción by Alicia LlanasLeave a Comment

Nosotros queríamos que ese último día fuera diferente, al final fue la casa de Eva, la ‘familia’ de Eva por cuatro años, lamentablemente por la situación en la que estuvimos no se pudo. Dice Felipe que quizás fue lo mejor, porque de lo contrario el haber tenido un lazo significaría estar ahí en fechas importantes como navidad o año nuevo, y significaría no darle un fin a la vida anterior de Eva, quizás sea cierto.

El último día Felipe pudo ir con nosotros, ese día fue muy diferente, no se si era porque sabíamos que era el último día, o si era por el hecho de que Felipe estuvo ahí para hacer más amena la tarde, o que Elías y Eva se llevaban mucho mejor que no había mucha necesidad de estar en medio de ellos.

No se, pero conforme se iba acercando la hora, íbamos sintiendo la felicidad absoluta de que pronto estaríamos juntos para siempre.

Ese día olvide tomar más fotos, lo único que quería era salir de ahí.

A las 5 pm del viernes 2 de septiembre del 2011 salimos de ahí, felices sabiendo que Eva ya no tenía que regresar a la casa hogar.

De ahí fuimos a la Cruz Verde, porque se tiene que hacer un informe o reporte de las condiciones en la que esta ‘ la menor’ de ahí nos fuimos al DIF Capullos para que se nos entregaran unos papeles y listo nos volveríamos a ver con el psicólogo dentro de una semana para ver como andábamos.

Al día siguiente fuimos de compras.

 En la noche tuvimos una fiesta

 Y estreno el tutu que le hice!!

El domingo la presentamos en la Iglesia, hasta ese momento muy poca gente sabía de ella, así que fue también la revelación de que teníamos nueva hija! 🙂

La escuela

Ella asistía a una escuela especial, yo he tenido contacto con la directora de ahí por meses casi cuando iniciamos el proceso de adopción, de hecho fue una manera muy rara como nos encontramos, de esas maneras que sólo Dios puede orquestar. Desde ese momento hemos estado en contacto, le agradezco porque muchas veces le llame o le escribí cuando me sentía triste o desesperada, y ella fue de mucha ayuda y mucho ánimo, especialmente durante el proceso de adaptación y todos los líos que hubo con la casa hogar. Muchas gracias Maestra!! 🙂

El psicólogo del DIF opinaba que era mejor que Eva siguiera asistiendo a esa escuela

En el Centro Down me decían que aun no la integrará a un jardín de niños, que me esperara unos meses hasta que estuviera bien integrada con nosotros.

Pero al final quienes la conocían eran los de la escuela a donde había estudiado, ahí al hablar con la directora me dijo que Eva estaba lista para entrar al prescolar, que por cuestión de que aun no tenía el control de esfínters no se le había propuesto a la casa hogar la integración, pero ya que en el prescolar donde iba a entrar entendendían la situación de Eva, no había problema, así que estaban dispuestos a ayudarme con el entrenamiento dentro del jardín de niños.

Así que nos despedimos de esa escuela, y no se porque aun y que yo no estuve con ella ahí en las diferentes etapas, siento un gran cariño y una gratitud enorme porque no sólo se dedicaron a educarla, sino le dieron cariño, cuidado y atenciones. Me comentaba la directora que entre las mamas se cooperaban para los vestuarios o para lo que necesitará, así que claro me dio mucho sentimiento saber que fue muy querida

Y aun y que Eva ya no sigue yendo ahí, seguimos en contacto con la directora y personal de la escuela, porque al final fueron parte importante de la vida de Eva, y nos encanta que puedan verla crecer 🙂

Así que Eva inicio el segundo de pre-escolar en la misma escuela donde estuvo Elías, incluso con la misma maestra de segundo de Elías y asiste a sus clases de apoyo en el Centro Down.

Todo se acomodo perfectamente, y ahora si Eva comenzó una nueva vida

continuará…….

Leave a Comment