Nuestro proceso de adopción – un año con Eva


Mucha gente nos pregunta ¿porque adoptar?





¿porque no haber tenido otro hijo biológico?



¿porque tener un segundo hijo con síndrome down?



Algunos creen que tenemos más paciencia 



O quizás tenemos más dinero




O quizás tenemos más ayuda





O quizás simplemente estamos locos







La realidad es que adoptar no fue una decisión fácil de tomar, nos tomo tiempo, y al final entendimos que esto era lo que Dios quería para nosotros.

¿Por que ? No se.

No creo que seamos mejores padres, ni mejores personas, ni que estemos más capacitados.

Si no este año hubiera sido bastante sencillo.

Decía la directora de la casa hogar que Eva se iba a hacer muy pasiva con nosotros (pues somos una familia más tranquila) y que le íbamos a quitar toda su personalidad

Ojala hubiera sido así de fácil! 

Quizás no hubiera gritado tanto, ni habría perdido la paciencia tantas veces.

Este año he aprendido a ser mamá de dos, y he aprendido que Eva no es igual a Elías, y que necesito hallarle el modo y créanme que sigo buscándolo

Este año he tratado de darle lo mejor de mi a Eva, y en ese afán de querer suplir y de querer borrar su pasado he cometido errores. Me he preocupado tanto por el pasado y futuro de Eva, que me he olvidado del presente.

Hace unos días me entregaron la evaluación que le hicieron en el CEIA, y me solté llorando, aveces me duele tanto no ver avance, me duele tanto ver que aun siente la necesidad de pelear, de quitar, de defenderse, que siento que no hemos avanzado, que siento que no la hemos podido ayudar a dejar atrás tantas cosas.

Pero luego veo fotos y vídeos de cuando la conocimos

y recuerdo momentos como cuando la llevamos por primera vez al boliche y fue un caos porque no la dejamos jugar y no se podía quedar quieta

O cuando tenía que hacer que Elías y Eva estuvieran separados por un momento en la tarde porque iban a terminar en pleito

O que no hablaba NADA, más que balbuceo y señalar

O cuando literalmente me dejaba de hablar por horas porque la había regañado

O el estado de su piel, cabello, uñas, digestión

O que hacía cero caso a lo que se le decía

O cuando tomar fotos donde estuviera feliz era algo difícil, pues no sonreía tanto

Nos ha tomado tiempo pero ahí va, debo recordar y entender que esto tampoco ha sido fácil para ella.

Unas personas que conocieron a Eva desde recién nacida, me decían que Eva era muy cariñosa, que ella comenzó a cambiar alrededor de los 2-3 años, y yo les decía que no conocía a esa niña. Ahora podemos ver muestras de esa Eva.

Y quizás basta con ver una foto del antes y después para ver lo cambiada que esta

Felipe me ha estado dejando una tarjeta los martes con algún mensaje. La del pasado martes decía ÁNIMO! y eso es lo que necesito muchas veces con Eva,

Ánimo para ser cariñosa con ella, por la actitud que toma
Ánimo para salir a algún lado, pues se que va a ser difícil, pues todo agarra, y quiere correr
Ánimo para recogerla en la escuela , pues se que van a haber comentarios y quejas
Ánimo para enseñarle cosas, pues le cuesta prestar atención

Ahora entiendo a otras familias,ahora entiendo lo retador que puede ser tener en casa a una niña como Eva, pero también se que aunque es difícil, vale todo el esfuerzo, no por querer cambiarla, no por haberla ‘rescatado’, simplemente porque uno como papá siempre quiere darle lo mejor a sus hijos,y Eva es nuestra hija.

Cuando pienso mi vida sin ella, aun y con todo lo difícil que ha sido este año, me siento incompleta. Y estoy segura que en la familia todos piensan igual

Este año estamos llenos de retos y sueños. Este año hemos tomado la decisión de hacer ciertos cambios por el bien de los dos, pero en especial porque Eva lo necesita. Y yo quiero hacer mejor las cosas, quiero ser mejor madre para los dos, pero en especial por Eva porque aun necesita mucho de mí.

Así que a un año de haber pisado por última vez la casa hogar, no puedo más que dar GRACIAS A DIOS por habernos dado tan hermosos y preciosos regalo, y en lugar de preocuparme tanto por el futuro, ir disfrutando y haciendo lo que me toca ahora

” No te preocupes de lo que pasó, pues en el pasado quedó, ni tampoco te alarmes por lo que vendrá pues puede que no suceda, concéntrate en el ahora, en el hoy, para que ese mañana sea alcanzable, sin dejarse doblegar “