Cuando los vientos nos sacuden, Dios es nuestra roca y refugio

El ciclo escolar está por terminar, hemos tenido un muy buen año porque hemos tenido unas muy buenas maestras. Tanto Elías como Eva, han tenido el privilegio de contar con maestras excelentes que además han ido un poco más allá para sacar lo más de mis hijos, y por eso estaré eternamente agradecida

Pero con lo bueno de este año, vienen las preocupaciones para el siguiente.

Eva va para Primaria

Y no son los nervios de cuando Elías llego a la Primaria, porque cuando Elías entró, era un lugar nuevo no sólo para él, sino para mi también, y no estar segura de la escuela, de la maestra, del equipo de la USAER, me ponía con un estres horrible, cosa que duro los primeros meses, pues sino era una cosa era otra.

Ahora la llegada de Eva a la Primaria no me tiene tan nerviosa porque se que tendrá una gran maestra los siguientes dos años, su maestra va a ser quien fue la maestra de Elías, así que por ese lado no me preocupa, lo que me preocupa es su seguridad, su conducta, cosas que vaya o no a la primaria me preocupa de ella siempre.

Elías va para 3° de Primaria

Esta es mi mayor preocupación, después de dos años de tener a la maestra Anais, ahora no se quien va a ser su maestra. No quiero adelantarme, no quiero pensar mal, ni quiero hacerme ideas que no son, pero soy mamá y muy dentro de mí existe la preocupación de que los avances que hemos tenido escolares se estanque

El año pasado en estas fechas yo estaba hecha un mar de lágrimas, la excelente maestra de apoyo se iba y la incertidumbre de quien sería quien vendría a tomar su puesto me tenía mal, muy mal.

Pero Dios me dio paz y tranquilidad al recordarme que Él está con nosotros

Cuando la maestra Anais me dijo de los cambios que se están haciendo, de los comentarios de algunas maestras etc. me puse nerviosa de nuevo, no saber lo que va a suceder el próximo escolar me puso algo tensa, pero antes de llorar recordé que Dios sigue con nosotros, no nos ha abandonado, y que aunque la próxima maestra no tuviera el ánimo de hacer más por Elías, yo si lo tengo, también lo tiene el equipo de la USAER y lo tiene el CEIA (que nos apoya con la integración de Elías)  y jamás vamos a dejar que Elías se estanque, quizás eso motive a la maestra, en caso de que lo necesite

Dice mi suegro que hay que dejar que Dios nos sorprenda y eso haré …. 

Mientras aunque los vientos nos estén sacudiendo y quieran hacernos creer que no podremos mantenernos en pie, nosotros estamos tomados de una roca fuerte, que tenemos la certeza que no se moverá.