Adopción : dos años con Eva!

Hace 6 años inicio un anhelo en mi corazón: tener una hija, de ojos claros y que tuviera síndrome de Down. Lo que para muchos parecía una locura cuando lo decía en voz alta, era un anhelo que Dios había puesto en mi corazón y no era en vano.
Día y noche soñaba con esa niña, durante cuatro años ore, esperando que esa niña fuera real, esperando que mi esposo dijera si a la adopción, esperando que ese sueño no fuera sólo eso. 
Y un día me llamo mi esposo, me dijo: hay una niña con síndrome de Down que esta disponible para adopción aquí en Monterrey, piénsalo.
En este punto mi lado humano atacó:
…… que difícil va a ser tener dos niños con síndrome de Down!
……. que dirá la gente 
……. como crecerán 
……. y sino es sana como Elías
Y comencé a llorar, me sentí como una mujer que le dan un diagnostico prenatal y esta pensando en abortar, pero Dios bendiga a mi esposo, por que en ese momento el fue mi luz, el fue el que me dijo: aquí esta la respuesta a tus oraciones! Por un momento fui egoísta, seque mis lágrimas, y decidimos hacer una cita en DIF Nuevo León para pedir informes.
7 meses de papeleo, de citas con el psicólogo y trabajadora social, preguntándonos una y otra vez porque queríamos adoptar, porque otro niño con discapacidad, esculcando nuestros corazones y confirmando que nuestras intenciones eran sinceras: queríamos expandir nuestra familia por medio de la adopción.
Un mes tardaron en darnos respuesta, les preocupaba que ya tuviéramos un hijo con síndrome de Down, les preocupaba que íbamos a hacer cuando fueran grandes, pero después de hablarlo decidieron que eramos la familia para esa niña que había estado 4 años sin una familia. 
Hasta ese momento nosotros no la conocíamos, no sabíamos su nombre, sólo su edad, y ciertas características que no nos hicieron desistir en su adopción. 
Nos felicitaron, nos entregaron fotos, información de ella, y empezó la segunda etapa, el que ella nos conociera, y nosotros a ella, el que nos adaptáramos mutuamente y que hiciéramos una transición lo más buena y tranquila para ella, después de todo, era tan sólo una pequeña niña de cuatro años y su mundo estaba apunto de dar una vuelta
No fueron fáciles los días que convivíamos con ella, eran días calurosos, cansados física y emocionalmente, durante un mes fuimos y venimos, la visitábamos, la sacábamos a pasear, se quedaba a dormir una noche, y así poco a poco hasta que mostró que estaba lista para iniciar una nueva vida con nosotros.
Y así el 2 de septiembre del 2011 dejo la casa hogar donde había vivido, en medio de unos problemas con la directora de la casa hogar, no pudimos despedirnos como hubiéramos querido, pero las cosas suceden por algo. 
Cualquiera pensaría que han sido dos años muy fáciles, pero no han sido así.
Una niña que venía con un carácter formado, con malos hábitos y heridas en su corazón y mente han sido difíciles de tratar en este tiempo, pero una amiga dice que el amor gana, y yo creo que es así.
Nosotros la amamos, es nuestra hija, hacemos todo lo que podemos con ella y le damos ese extra que ella necesita para sentise segura con nosotros
Ese olor extraño que ella traía se fue con el cambio de alimentación, su cabello y su piel mejoraron, el lenguaje inexistente poco a poco comenzó a salir, sus habilidades han ido creciendo, su salud ha sido excelente, su conducta poco a poco ha ido mejorando.
Hoy Eva es una niña amada y cuidada por que es parte de una familia, celebramos y agradecemos su vida, la que no vivió con nosotros y la que vive y vivirá con nosotros. 
Los dejo con este video, hacerlo fue dificil, porque tantas fotos, tantos videos, tantos recuerdos que quisiera compartir con ustedes, pero esta es Eva, una niña con mucho carisma, con un caracter fuerte, alegre, bailadora, curiosa, con ganas de aprender