¿Por qué adoptar un hijo con síndrome de Down?

Cuando eramos niños visitábamos regularmente la casa de las Misioneras de la Caridad de Madre Teresa de Calculta, ahí aprendimos que todas las personas sin importar cual sea su condición son primero personas, con la misma dignidad y derechos que cualquiera de nosotros. Así que descubrimos a las personas que viven con una discapacidad. De la misma manera conocimos historias de adopción de chicos con discapacidad y por eso, y muchas otras razones, elegimos la adopción como una manera de formar nuestra familia.

Teníamos poco tiempo de casados cuando encontramos la siguiente frase “no retardes algo que pueda causar alegría en tu vida y la de los demás” y fue así que emprendimos la búsqueda de nuestro primer hijo, y queríamos que tuviera síndrome de Down.

Conocimos a Pablo de 7 meses, era un muñeco, bueno un bebé hermoso, y desde que supimos de su existencia lo sentimos hijo nuestro. En un ir y venir de papeles, entrevistas y firmas nos convertimos en papas!! Sus enormes ojos no hacían mas que mirarnos y sus labios sonreírnos.

A los pocos meses, nos enteramos de María, una chiquita de 3 meses, también con síndrome de Down que estaba en la misma casa hogar en que estuvo Pablo. Nuestro corazón latió con fuerza, en el fondo sabíamos que Dios nos iba a enviar a nuestra segunda hija. Las cosas se acomodaron de manera que en una semana nos estrenamos de papás de una niña hermosa.

Han sido 12 años de caminar, aprender y de confirmar que el amor es el principal ingrediente para que nuestros hijos se desarrollen plenamente, primero que nada deben de ser aceptados y amados tal cual Dios los creo. Doce años de aprender muchas cosas, ya que también es indispensable informarse y capacitarse como papás para poderles brindar las herramientas necesarias para su vida. Y de caminar a su lado y aprender a disfrutar de muchas cosas que jamás hubiera imaginado, y ver el mundo desde otra perspectiva.

Si bien el tener dos hijos con síndrome de Down, en momentos parecería ser algo complicado, hoy somos una familia que ha disfrutado, que ha llorado, que ha superado obstáculos y que los cromosomas de mas han sido una gran oportunidad para superarnos y sorprendernos. Así como la adopción ha sido una maravillosa manera de formar nuestra familia.