Yo quise abortar a mi hija con síndrome de Down

Se dice que el 90% de los bebés con síndrome de Down que son diagnosticados durante la gestación terminan en aborto

A veces leemos esas estadísticas, o historias de como madres abortaron a sus hijos por tener síndrome de Down y rápidamente decimos: como es posible que lo hagan!

Al final tenemos a nuestros hijos en casa, que nos dan momentos de alegría, y que después de haber pasado por la etapa de “yo quería un hijo sin síndrome de Down” ahora todo es diferente no podemos ver nuestra vida sin ellos.

Después del nacimiento de nuestro primer hijo, y asimilar la sorpresa de saber que tenía síndrome de Down, tener otro hijo me causaba algo de miedo, aun y que hubiera sido una “casualidad”, aun y que nuestras probabilidades de tener un segundo hijo con síndrome de Down eran casi nulas, pensar en tener dos hijos con síndrome de Down era algo que sentía que no podríamos hacer

Y no me malinterpreten, amaba mucho a Elías, pero si llegábamos a tener otro hijo, tenía que ser sin síndrome de Down, y esperaba que Dios escuchara mi petición.

Pasaron los años y nuestros corazones cambiaron, no fue un proceso fácil, pero un día le dijimos a Dios haz con nuestra familia lo que quieras, si Dios quería darnos otro hijo que bueno, sin importar como fuera ni de donde fuera, pero en mi corazón esperaba que fuera una niña, de ojos claros, cercana a la edad de Elías ah y que tuviera síndrome de Down.

Y el embarazo no llego, pero lo que si llego fue la noticia de una niña con síndrome de Down disponible para adopción.

Y ahí fue cuando entendí a ese 90% de mujeres que abortan

En ese momento cuestione a Dios, y puse mil cosas en contra para aplicar para la adopción

Y si es muy dificil?

Y si es muy enfermiza ?

Y si no puedo con dos niños con síndrome de Down ?

La gente que va a pensar?

Y Elias como lo tomará?

Hablando con mi esposo le dije que no sabía si esa niña era para nosotros, pero la realidad es que tenía miedo, mucho miedo, y me sentí como seguramente se sienten las mujeres embarazadas en una cita con el doctor, solas, incomprendidas, y pensando ¿y ahora qué?

Y aun peor, ya conocía un poco del síndrome de Down, ya sabía que camino tomar, pero aun así el miedo me paralizo.

Podíamos pasar por alto la noticia de esa niña para adopción, podíamos decir NO GRACIAS, podía dar la vuelta y olvidarme de ella, y quizás otra familia la adoptará en un futuro, pero no pude, porque dentro de mi sabía que esa era mi hija, la hija que le había pedido a Dios, y aunque no la estaríamos abortando literalmente, si la estaríamos abortando espiritualmente, y no pudimos hacerlo

Hoy han pasado dos años de que esa niña esta con nosotros y créanme no ha sido nada fácil.

Lo más sencillo era pasar por alto, olvidarnos de ella y seguir con nuestras vidas, pero no pudimos y hoy me alegro no haberlo hecho.

Si yo quise abortarla, pero hoy no imagino mi vida sin ella.

31for21 – es un reto de compartir durante los 31 días del mes de octubre por y para el síndrome de Down, para crear conciencia