El milagro de la vida


Es increíble como los acontecimientos suceden, pero pensar que de no tener posibilidades de tener hijo desde el punto de vista ginecológico, hasta el punto que hallamos tenido 4 embarazos, son los milagros de la vida, y definitivamente Fer, nuestro hijo con Sd. Down estaba destinado a estar entre nosotros.

Después de los primeros 3 embarazos, siendo el primero con inductores de ovulación, el cual desafortunadamente perdimos, pero que gracias a eso después tuvimos 2 embarazos, que nos dieron a nuestros hijos mayores actuales , Pedro y Estefanía, creíamos que no habría mas hijos, sin embargo es curioso que nosotros comentáramos la posibilidad de hacer ligadura de las trompas para no tener mas hijos y nuestra ginecóloga insistiera en que no lo hiciéramos por las cosas de la vida y la posibilidad de desear tener un hijo a futuro, en fin nos convenció y decidimos no hacer ningún tratamiento definitivo de anticoncepción.

Los años pasaron y los tratamientos que usábamos de planificación familiar los fuimos dejando de lado, y pensábamos que habíamos sido afortunados al tener 2 hijos y que era remotamente  imposible que ocurriera un embarazo nuevo; pero este llego, si 11 años después mi esposa se embarazo de Fer, todavía recuerdo ese momento, en que ella se levanta y me mira diciéndome, me has embarazado, a lo cual yo replique, como crees es imposible  asegurarlo en estos momentos; paso el tiempo y 3 semanas después ella llegó  llorando a mi consultorio  con una prueba rápida de orina para detección de embarazos positiva, no lo podía creer, por un momento me llene de alegría y le dije felicidades, en hora buena, bienvenido a la vida.

Pero mi esposa no sentía lo mismo que yo , ella desde ese momento presentía que algo no estaba del todo bien,  me insistía en la posibilidad del Sd. Down o algún otro problema, debido a su edad.

E insistía constantemente en ese punto que decidimos, tomar cartas y revisarlo con médicos ginecólogos y radiólogos para hacer algunas pruebas que nos dieran luz ante esas  posibilidades, las cuales siempre fueron negativas, pero mi esposa insistía , algo no anda bien.

Se llego el momento esperado, el tan anhelado parto, y despejar de toda duda, como era nuestro hijo, todos estábamos ansiosos de que naciera, llegado el momento se practicó  cesárea y salió.

No lloro igual, el ambiente se tenso, yo traía una cámara de vídeo para grabar y la coloque en el suelo, deje de grabar, me acerque a la pediatra, la veía inquieta y confundida, tenia sospechas,  mientras continuaba con las maniobras de atención normales de esos primeros minutos me evaluaba los rasgos clínicos del síndrome Down, y me decía tiene muchas posibilidades, habrá que verificarlo.

Era tanta la tensión en la sala, que mi esposa creía que estaba muerto, pero si, fue un golpe que nos impacto sobremanera, procedimos a hacer sus evaluaciones de rutina para ellos y en general estaba bien, pero tenia baja audición y su biometría hemática indicaba plaquetas y glóbulos blancos bajos.

Continuamos con el proceso de adaptación y asimilación de nuestro nuevo hijo, y cuando parecía que esto ya se estaba superando,  las plaquetas seguían bajando, llego el día en que estas estaban en 5000 cuando normalmente deben de estar arriba de 150000, le practicamos una biopsia de médula ósea y sorpresa, nuestro hijo tenia leucemia, al año dos meses de edad.

Los retos continuaban, y después de consultar con 5 hematólogos se decide darle quimioterapia , la clínica 25 del imss era la de más  experiencia en estos tipos de leucemia en niños con Sd. Down. , adelante a lo que sigue y si es la manera de sacar adelante a nuestro hijo hay que seguir con esto.

Todos estábamos confiados en que saldrían las cosas bien, pero a las 2 semanas de recibir la quimio, se infecto y se estaba cayendo en shock, lo trasladamos inmediatamente al hospital y fue internado para su manejo, inicio el calvario de la quimio infectada, permaneció cerca de 3 meses en cuidados intensivos, con la vida siempre pendiendo de un hilo, al grado tal que un día nos dijeron no pasa la noche, hemos agotado todos nuestros esfuerzos y recursos y no mejora, esperen lo peor.

Por cosas del destino y gracia de Dios, investigando posibilidades terapéuticas alternas, nos topamos con un tratamiento de investigación llevado a cabo por la Facultad de Biología de Nuevo León; la cual nos dio el visto bueno para iniciar el protocolo ya que si era candidato a ello.

Al día siguiente empezó a mejorar y 1 semana después nos dijeron que estaba fuera de peligro que si todo seguía evolucionando así era posible darlo de alta en pocas semanas.

Y el milagro de la vida seguía a favor de Fer, había superado la muerte, seguía con nosotros para enfrentar nuevos retos.

Eso hizo que nos quedara mas en claro que ellos son como cualquier otro niño, con vitalidad suficiente para superar retos, que si efectivamente la genética los ha dotado de ciertas características que los ponen en desventaja ante la vida y que implica un esfuerzo mayor, si, pero son retos, superables, y que en cada familia esta la clave de que ellos alcancen su máximo potencial, nadie dice que es fácil, pero si puede ser divertido.

Todo depende con que entusiasmo se tomen las cosas y disfrutar  de la vida como lo hacen ellos,  ahí está la clave.


Invitados del Blog

Estos son escritos que he pedido a diferentes padres y familiares, con historias dignas de leer, porque todos hemos pasado por situaciones diferentes para llegar a este camino del síndrome de Down, si te gustó, puedes leer otras aquí