Listos para que nuestra familia crezca

In Mi Diario by Alicia LlanasLeave a Comment

Después de que Elías nació y durante mucho tiempo sentimos que nuestra familia estaba completa.

Hasta que supimos de Eva, e hicimos todo lo que estaba en nosotros para poder adoptarla y meses después ella estaba en casa.

Ahora sí. Más que completos. Una familia de cuatro, y además con la parejita, niño y niña

Pero hace unas semanas algo cambio.

Alto! antes de que crean que estamos esperando bebé o que estamos buscando un hermanito(a) para Elías y Eva, más bien estamos buscando a Chilo.

Todo empezó más bien hace unos meses. Nuestros vecinos compraron un perrito, la verdad no le prestábamos mucha atención, hasta que un día cuando íbamos saliendo de la casa, la vecina se disponía a pasearlo, y ahí fue donde Eva lo notó, y ahí supimos que se llama Nene.

Desde ese momento, fue obligatoria la parada enfrente de la casa de los vecinos a saludar a Nene, de hecho, Nene apenas oye que salimos de la casa y el corre a la reja a asomarse.

Los niños le hacen cariños, y juegan con el a través de la reja, pero hasta ahí, pensé en ofrecernos para sacarlo a pasear de vez en cuando, pero pensando en que es un perro algo caro, dije, no vaya a pasarle un accidente y ya valió, mejor no, pero hasta ahí.

Luego hace unas semanas, un amigo de mi esposo compartió en facebook que estaban dos perritos iguales a Nene disponibles en adopción, y de pronto sentimos que nuestra familia no estaba tan completa

Lo hablamos Felipe y yo, y nos animamos a escribir y preguntar por esos perritos. Una chispa se prendió en nuestros corazones, una mezcla de nervios y emoción.

Empezamos a ver casitas para perros, ropita, y hasta hablar sobre cuales iban a ser las responsabilidades de cada no respecto a el perrito.

Un día le preguntó Felipe a los niños que si querían un perrito como Nene, y la respuesta de Eva inmediatamente fue de SI, no lo pensó, Elías más renuente pero sabemos que con el tiempo el se acostumbrará y lo querrá también.

Discutimos un nombre, no sabíamos si era hembra o macho, pero Cajeta sonaba bien si era hembra (notece lo fanático del dulce que somos) y después de pensar en un nombre si era macho llegamos a la conclusión de Chilo (diminutivo de Chilorio, el nombre salió después de una cena)

Le platicamos a varias personas que estábamos esperando noticias sobre si nos daban en adopción a ese perrito, la verdad es que nos sentíamos muy emocionados y quizás hasta confiados en que nos dirían que si

Pero la semana pasada, nos dijeron que no, que nuestra casa tenía paredes muy bajas del patio, lo que hacia posible que alguien se brincara para robarse al perro, les soy sincera? me sentí triste, muy triste, incluso hasta con muchas ganas de llorar, no esperaba esa reacción de mi parte, es más, no se donde salió. Le mande un mensaje a mi esposo, y ¿ahora?

Hemos estado buscando, y los precios van desde los 3mil hasta los 10mil, pero por alguna razón no me siento a gusto comprando un perro, me gustaría adoptarlo, me gustaría que nosotros pudiéramos darle a ese perrito la atención y cariño que tanto necesita.

Jamás hemos tenido una mascota, y no sabemos cuidar una mascota, pero sinceramente queremos aprender, queremos tener uno y que sea parte de esta casa. Nos lo imaginamos corriendo, jugando, dándole de comer, sacándolo a pasear, comprándole cositas, etc.

El viernes pasado fuimos a un centro comercial, y por todos lados los niños me decían MIRA MAMÁ! y ahí estaba, una imagen de un pug, o incluso en la tienda de mascotas un pug de 4 meses

Los niños hablan de Chilo, aun y que aun no esta en casa, tenemos mucha expectativa, así que en eso estamos ahora, en busca de que nuestra familia crezca, una vez más por medio de adopción, pero ahora de un canino.

Leave a Comment