Hace tres años conocimos a Eva

Durante años había tenido el anhelo de una pequeña con síndrome de Down…

Durante años lo hablamos y lo discutimos….

Durante años la guarde en mi corazón, teniendo la firme certeza de que un día la encontraría

Y no sólo la encontramos, hicimos todos los tramites necesarios, y meses después nos aprobaron como padres adoptivos, y como padres de esa niña.

Hoy hace tres años, llegamos con muchos nervios, después de varios intentos fallidos para conocerla, se llegaba el día en que sabría como era

“No te hagas muchas ilusiones, tal vez no corra a abrazarte” me dijo mi esposo, y en mi mente todo parecía como un cuento de hadas, como dos personas re-encontrándose después de años de estar separadas, pero la realidad es que no fue así. Eva ni me hizo caso, pero estaba bien, era parte del proceso.

La gran sorpresa de todo ese primer encuentro fue ver a Felipe interactuando con su hija, el que había dicho que “jamás tendría niñas” ahí estaba con ella, jugando, riendo y abrazados, derritió mi corazón.

Hoy tres años después, puedo ver atrás y ver lo mucho que ha cambiado nuestra pequeña familia.

No ha sido un proceso fácil, pero tampoco imposible.

Han habido muchas lágrimas, pero sobre todo muchas risas.

Ser mamá de Eva ha sido una de las mejores oportunidades que me ha dado Dios, y no se que hubiera sido de nosotros de haber dicho NO a la adopción.

Hoy Eva tiene 7 años, va a empezar segundo de primaria, integrada en una escuela regular, esta aprendiendo a leer, ama escribir, pintar y sus manos de preferencia deben estar ocupadas. Tiene una energía a montones, y su curiosidad e imaginación la meten en líos a veces. No tiene miedos, es aventada y muy audaz. Le encanta bailar, brincar y ahora su actividad favorita: la natación.

Recién empece a llevarla con una psicóloga, porque me dí cuenta que mis intentos por querer resolver sus problemas de conducta no estaba siendo suficiente, y saber reconocerlo fue difícil, pero me alegro de haberlo hecho. La psicóloga me preguntó: y que es lo que espera de esta terapia? le di una gran lista, pero todo se resume en que sea feliz sabiendo de los peligros, respetando reglas y que logre convivir y hacer amigos. No quiero cambiarla, no quiero hacerla un robot, ni mucho menos quitarle su esencia, y eso ha sido un gran reto.

Hace semanas me entrevistaron del periódico El Universal, precisamente sobre la adopción de Eva, les dejo el artículo por si no lo han leído “Abren los brazos a los niños con Down“, lo que parece una locura, está sucediendo, cada vez hay más personas interesadas en adoptar un niño/a con síndrome de Down, y poder compartir un poquito de nuestra historia es precisamente para que otras personas vean que no están solas, y que no es imposible.

Veo fotos de ella desde que la conocimos hasta ahora, y definitivamente veo una niña diferente, es ahora una niña que se sabe amada.

Feliz aniversario de que te conocimos princesa….. por muchos años más juntos.