5 cosas que nos dijeron y no hicimos caso

Cuando tienes un hijo con síndrome de Down escuchas muchas cosas negativas, cosas que no podrá hacer o tener por la discapacidad.

Estas son algunas de las cosas que más escuchamos y nos da gusto ser unos “rebeldes”

1-. No podrá leer

El proceso ha sido más despacio, y no el ‘común’ pero están aprendiendo a leer

2-. En una escuela “regular” no aprenderá

Elías está en cuarto y Eva en segundo de Primaria. No voy a decir que tienen la misma carga academica que los demás, pero si llevan las mismas clases, el mismo material, pero todo tratando de adecuarlo a sus niveles.

Ellos pueden lograr tanto como nosotros queramos que logren, siempre dándoles los apoyos necesarios y con la ayuda de los demás, incluso de sus compañeros!

3-.  No tendrá amigos

4-. Tener un hijo “regular” para que sea la ayuda de Elías

La primera vez que nos lo dijeron Elías estaba en el hospital, recien nacido, increible que desde ese momento habían personas que no creían lo suficientmente en él como para sugerir que necesitaba de un hermano para que le ayudará.

Tal vez hubiera funcionado, tal vez le hubiera ayudado mucho, pero sinceramente nosotros nunca creímos que la razón correcta para tener otro hijo fuera esa. Queríamos querer y estar listos para un segundo hijo

Y luego nos enteramos de Eva, iniciamos el proceso de adopción, y aun así siguen habiendo personas que creen que lo que ellos necesitan es un hermano sin síndrome de Down

Pero la verdad es que nuestra familia esta completa de esta manera, adoptar a Eva fue la mejor decisión que pudimos tomar, y saben algo? si ella es una gran ayuda para Elías, y viceversa, porque para eso son los hermanos no? para ayudarse, acompañarse y también para fastidiarse y molestarse entre ellos y porque no, volver locos a los papás de vez en cuando

5-. Será un ángel que estará contigo toda tu vida

El primero que nos lo dijo fue el doctor que recibió a Elías cuando nació, y aunque se que la gente no hace de mala gana el comentario, desde ese momento yo dije “no quiero un ángel conmigo, quiero un hijo, que si tiene o quiere estar conmigo toda la vida que bueno, pero no porque tenga síndrome de Down”

Y no se que será de ellos cuando crezcan, no me importaría que vivieran con nosotros toda la vida, pero se que no son ángeles, son niños que crecerán y se convertirán en adultos. Que tendrán sus derechos (y que probablemente tengamos que luchar por ellos) pero que también tendrán obligaciones.

Lo que ellos necesitan son personas rebeldes, que no hagan caso a los mitos o estereotipos del síndrome de Down y se atrevan a desafiar probando que pueden más… mucho más!