Fortalecer los músculos para ayudar a la escritura

Los habilidades necesarias para escribir son las que menos se ‘estimulan’, por eso es importante trabajar desde pequeños en diferentes actividades con sus manos que no son en papel, ni con lápiz, pero que los irá preparando para la escritura

¿Alguna vez han pesado lo complicado que es escribir?

Yo no! Esto es lo que sucede en el cuerpo para poder escribir 
  1. La parte superior del cuerpo debe ser lo suficientemente fuerte para sostener el cuerpo en posición de pie o sentado
  2. Los músculos del hombro deben ser lo suficientemente fuertes para controlar el peso del brazo y suficientemente flexibles para rotar libremente para posicionar el brazo para escribir 
  3. La parte superior del brazo sostiene el peso de la parte inferior del brazo y mano llevando la mano a la hoja.
  4. La parte inferior del brazo provee un punto firme que ayuda a rotar la muñeca
  5. La muñeca sostiene la mano firmemente y rota en la posicion apropiada
  6. Los dedos se doblan al rededor del lápiz que se mantiene en posición apropiada gracias al pulgar
  7. Juntos, los cinco dedos hacen la precisión que semeja a un baile en una hoja: 
    • Posicionando el lápiz en el ángulo exacto para posicionarse en la hoja
    • Presionando hacia abajo y manteniendo la cantidad apropiada de presión para dejar una marca
    • Coordinando los pequeños movimientos arriba, abajo, izquierda y derecha en la hoja 

Si alguno de esos músculos no hace su trabajo, escribir será muy difícil. 

¿Quieres que un niño mejore la escritura? deja el lápiz y vayan al pasamanos!

Una actividad ideal para fortalecer y dar destreza a cada uno de esas partes del cuerpo es el pasamanos:
Trepar, colarse, balancearse y otras actividades de alta-energía ayudarán a darle fuerza a los músculos de la parte superior del cuerpo y al núcleo del cuerpo que son vitales para la motricidad fina.

Girar, voltear, colgar y balancear ayuda a desarrollar flexibilidad y la agilidad necesaria para rotar los hombres, codos, muñecas y dedos.

Empujar, tirar, estirarse y levantarse así mismo ayuda a construir fuerza mientras desarrollan un intuitivo entendimiento de física básico como peso, presión y resistencia
Y cuando se baje del pasamanos, los juegos sucios son ideales para fortalecer y darle destreza a los músculos de la mano. Tierra, lodo, agua, harina, sal, arena, plastilina, y cualquier otro juego táctil es genial para darle experiencia sensorial al cerebro y manos que se convertirán en un día en letra legible. 
Otras actividades que son de mucha ayuda y que hay que prestar atención porque una vez que caminan las manos son poco estimuladas
Información traducida de : Moving Smart