8 errores que afectan la comunicación de tu hijo/alumno

In Enseñar by Alicia LlanasLeave a Comment

Mientras pensamos que una relación comunicativa está basada en ideas y palabras, los niños encuentran las primeras relaciones personales en cualquier acción que se pueda compartir.

Los infantes empiezan a interactuar mientras sus cuidadores se mueven y hacen sonidos de intercambio en maneras que ellos puedan hacerlo. Cuando nos enfrentamos a niños que no pueden interactuar o comunicarse tan bien como se espera a su edad, debemos recordar que los niños deben empezar por interactuar si queremos que aprendan a comunicarse.

El problema de una baja participación en interacción es algo serio, algo que puede quebrantar todos los esfuerzos de la casa y escuela para hacer al niño social y comunicativo. Es critico para los cuidadores que se den cuenta que cada interacción es una oportunidad para convertirse en social y comunicativo . Mientras un niño interactue menos, el niño menos aprenderá a socializar y comunicarse.

Es fácil para muchos adultos ver a un niño jugando sólo y decir: “Se ve feliz y jugar es bueno para el, así que esperaré a que esté listo para comunicarse”   Esta opinión generalizada de que las interacciones con personas son opcionales y sin importancia para un niño es uno de los problemas más generalizados que enfrenta un niño con retrasos. Interacciones regulares, frecuentes y sostenidas deben de convertirse un hábito si cualquier niño con retraso se quiere convertir en un miembro de la comunidad social y comunicativo.

Nivel de actividad baja

Para convertirse en social, un niño debe ser activo. Un niño pasivo o adormecido le dará a otros pocas oportunidades de interactuar con el. Otras personas deben iniciar la interacción si el niño da señales de no querer interactuar.

Cada acción es una oportunidad para aprender  y una señal para otros de querer interactuar

La relación que tengas con tu hijo puede que sin intención le estes diciendo uqe hacer poco es aceptable, particularmente si está acostumbrado a que se le atienda y no se espera que participe.

Acciones sin propósito o al azar

Frecuentemente vemos a niños que se mueven sin una razón en particular o que hacen cosas sin relación a lo que otros hacen

Un principio básico de nuestro programa es que cada acción o sonido puede convertirse en interacción o comunicación si otros reaccionan como si lo fueran.

En consecuencia, pon atención a los comportamientos aparentemente sin sentido; con cuidado puedes convertirlos en interacción enseñandole al niño que hacer con eso. Mientras más entres al mundo del niño, actues como el, esperes a que participe, es más probable que tu hijo se convierta en social y

Jugueton, pero no como comportamiento social – Juega sólo en una actividad

Una visión inquietante es la cantidad de niños que juegan solos, mientras los cuidadores asumen que los niños están aprendiendo lo que necesitan. Mientras el juego solitario es esencial por muchas razones – habilidades cognitivas, autoestima, entre otras – jugar e interactuar con otras personas es esencial para que sea alguien social y comunicativo. Mientras que el niño juega sólo, puede que el niño este aprendiendo, pero para que ese conocimiento sea útil y se comunique con otros, debe practicar y expresarlos a otros con regularidad.

El tipo de modelaje que el niño necesita para continuar aprendiendo están disponibles principalemente por medio de interacciones que son emparejadas , sensibles y que les dan libertad para actuar sobre sus propias motivaciones.

Estilo pasivo

Un problema constante que nos preocupa en nuestro trabajo en niños es la pasividad que los niños con retraso demuestran con adultos y niños de su edad. Creemos que estos niños son victimas de “indefensión aprendida”; esto es, que han aprendido que interactuar frecuentemente los enfrenta a tareas imposibles, mientras que actuar indefenso les permite mantenerse en el status quo. Aunque el status quo no sea genial, es cómodo y los niños no tienen una buena razón para cambiar.

Los niños pasivos frecuentemente envían una señal a otros de no acercarse y ciertamente de no esperar algo nuevo. Desafortunadamente, los niños pasivos  recompensan a sus cuidadores con conducta sumisa y poca resistencia. Un niño que es pasivo es un niño que no participa en aprender y que no demuestra el basto conocimiento y habilidades que puede tener. Nuestro propósito con niños pasivos es que interactuen, físicamente si es necesario; que aprendan no sólo a que interactuar es posible, sino que también les dará recompensa.

Falta de acciones de dar y recibir

Es comprensible que algunos adultos ven la comunicación como el lugar para que niños y adultos para construir hábitos sociales y juegos mientras el niño explora el mundo sólo. Pero una vez que los adultos se dan cuenta que la comunicación empieza con acciones, se dan cuenta del valor de las acciones es la base para construir esa comunicación de dar y recibir, y cualquier acción funciona. Considera que cada vez que interactúas con tu hijo (dando y recibiendo) le estas enseñando la manera de comunicarse y de construir  hábitos de conversación

Mismas acciones una y otra vez

Las acciones de los niños, sólos o con otros, que no cambian regularmente pueden estar en un problema de desarrollo. Los niños que dejan caer un sin fin de fichas a un bote , hacen movimientos idénticos a la música, o repiten por mucho tiempo una acción una acción, pensamiento o expresión después de que el estímulo que lo provocó ha cesado, muy difícilmente aprenderá socialmente o cognitivamente. Sin importar la razón de este comportamiento, no es productivo y puede que no represente lo que el niño es capaz de hacer. Al tomar turnos el niño aprende a actuar y a comunicarse con personas que dan y reciben y que les enseña nuevos comportamientos y que estos nuevos comportamientos serán más productivos que los viejos.

Fracaso al mantener la atención en una actividad compartida

Atención inadecuada o distracción son de los problemas más frecuentes en un niño. Es esencial que un niño con retrasos se mantenga en interacciones si se quiere que aprendan. Los significados del lenguaje se aprender a través de actividades compartidas, pues son las reglas sociales de la comunicación.

Hemos encontrado que un niño podrá poner atención a otros en el grado que

a) El niño sea exitoso

b) El niño se concentre en los intereses y habilidades del niño y permita al niño participar mientra que el adulto cree y espera.

c) Tanto el adulto y el niño tienen la oportunidad de dirigir y tomar el control del evento

d) Hay una sensación de gozo en lugar de trabajo y prueba

e) El niño tiene la sensación de que la actividad pertenece a el y que no está siendo puesto en un rol pasivo.

Contacto breve o sin salida durante una actividad 

En el mundo ocupado de la casa o un salón de clases, es razonable que se tengan contactos breves al obtener un trabajo terminado o resolver un problema, después se continua y se pasa a la siguiente tarea. Maestros y padres reportan que no toma tiempo extra en mantener a un niño en uno dos turnos en interacciones que esten enlazadas durante las rutinas del día y tiempo de ocio.  Con la noción de que cualquier interacción es una oportundiad de comunicar, nos enfocamos en enseñar a los adultos lo importante que es enseñar a los niños a extender interacciones y verlo como un estilo de vida para poder establecer colaboraciones comunicativas. Una recomendación general para construir interacciones es “mantener al niño un poco más en interacciones”

Extracto del libro del Dr. Jim MacDonald, Becoming Partners with Children: From Play to Conversation, 1989 Traducción Alicia Llanas 

Leave a Comment