La inclusión en México, un camino que poco a poco se va allanando

In Integración Escolar by Alicia LlanasLeave a Comment

Aun no termina el ciclo escolar, y para muchas familias ya es una época de estrés, angustia y quizás hasta algo de dolor, porque significa que pronto vendrá un nuevo año, y que habrá que comenzar de nuevo.

Cada ciclo escolar esperamos lo mejor, empezamos con energías recargadas, ilusionados de que este año será diferente, que este año lo lograremos, y para algunos sí será ese el resultado, pero para muchos otros será otra decepción.

Soy mamá de dos chicos con síndrome de Down, Elías tiene 12, y Eva tiene 10.

Hace 12 años, cuando Elías nació, llena de temores, de dudas, de ignorancia, lo único que podía asegurarle a Elías era mi amor. No sabía que iba a ser de él, pero sabía que iba a ser muy amado. Quisiera decirles que desde el día uno fui una mamá muy trabajadora y positiva,  pero no fue así, para mi la aceptación de su condición fue un proceso, y en este proceso, fui aprendiendo que Elías es una persona con derechos, como tu y como yo, y que un día podría ir a una escuela, como lo fuimos tu y yo, pero con el sueño de la inclusión.


La inclusión es un conjunto de procesos y de acciones orientados a eliminar o minimizar las barreras que dificultan el aprendizaje y la participación

Creo que todos los que tenemos un hijo con discapacidad llegamos a desearla, desde que están pequeños trabajamos duro en terapias y nos sentimos muy animosos de hacerla realidad, pero para muchos, la realidad golpea y a veces muy duro.

Hace unas semanas estuve leyendo el portal de Educación Especial del Gobierno de México, leyendo el área legal,  para empezar la Constitución Política de los Estados Unidos Méxicanos dice:

Artículo 1. En los Estados Unidos Mexicanos todas las personas gozarán de los derechos humanos reconocidos en esta Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte, así como de las garantías para su protección, cuyo ejercicio no podrá restringirse ni suspenderse, salvo en los casos y bajo las condiciones que esta Constitución establece.

Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas.

Articulo 3.  Toda persona tiene derecho a recibir educación. El Estado -Federación, Estados, Ciudad de México y Municipios-, impartirá educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente, todas las facultades del ser humano y fomentará en él, a la vez, el amor a la Patria, el respeto a los derechos humanos y la conciencia de la solidaridad internacional, en la independencia y en la justicia. 

Como Méxicanos, lo típico que decimos o pensamos: pero de que sirve que existan esas leyes, sino se respetan? si hablo o si digo, o si hago no pasa nada, mejor nos ahorramos el problema y no decimos nada, es más fácil no?

Ok continuo sabías que hay una Ley General para la Inclusión de las Personas con Discapacidad ? y esta dice :

Artículo 1. Su objeto es reglamentar en lo conducente, el Artículo 1. de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos estableciendo las condiciones en las que el Estado deberá promover, proteger y asegurar el pleno ejercicio de los derechos humanos y libertades fundamentales de las personas con discapacidad, asegurando su plena inclusión a la sociedad en un marco de respeto, igualdad y equiparación de oportunidades. De manera enunciativa y no limitativa, esta Ley reconoce a las personas con discapacidad sus derechos humanos y mandata el establecimiento de las políticas públicas necesarias para su ejercicio.

Artículo 12. La Secretaría de Educación Pública promoverá el derecho a la educación de las personas con discapacidad, prohibiendo cualquier discriminación en planteles, centros educativos, guarderías o del personal docente o administrativo del Sistema Educativo Nacional. Impulsar la inclusión de las personas con discapacidad en todos los niveles del Sistema Educativo Nacional, desarrollando y aplicando normas y reglamentos que eviten su discriminación y las condiciones de accesibilidad en instalaciones educativas, proporcionen los apoyos didácticos, materiales y técnicos y cuenten con personal docente capacitado;

Establecer mecanismos a fin de que las niñas y los niños con discapacidad gocen del derecho a la admisión gratuita y obligatoria así como a la atención especializada, en los centros de desarrollo infantil, guarderías públicas y en guarderías privadas mediante convenios de servicios.

Las niñas y niños con discapacidad no podrán ser condicionados en su integración a la
educación inicial o preescolar;

Y todavía sigue más, pero jamás había leído la Ley General para la inclusión de las personas con discapacidad, y estaba en shock!  ¿por qué siguen negando y/o condicionando la educación inclusiva a nuestros hijos? ¿por qué ponen condiciones como “sin pañal” o excusas de “no estamos capacitados”  o no contamos con el personal?

Y quiero aclarar que YO entiendo a los directivos y maestros, sé que cuando eligieron ser maestros, no les cruzo por la mente que tendrían un alumno con discapacidad, menos si fue antes del 2003, porque hay que ser sinceros, probablemente jamás han conocido a alguien con discapacidad y mucho menos estudiando en una escuela regular, y los que fueron a la Normal de Especialización, después del 2003, en su malla curricular llevaron sólo UNA clase denominada “Atención Educativa para la inclusión” en 7º semestre, y la clase no se enfoca sólo en discapacidad, sino en la diversidad de un salón, de las dificultades que pueden presentar los alumnos, así que probablemente pensaron que no les pasaría, y lo entiendo, porque yo no conocía a nadie con síndrome de Down, mucho menos sabía que podía ir una escuela”común”.

Sabías que
Desde 1992, con el Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica, se ha promovido la integración educativa de los alumnos con discapacidad a las escuelas de educación básica regular.

Han pasado 25 años y pareciera que todo ese esfuerzo “político” fue en vano, que todas esas recomendaciones mundiales son puro bla bla bla.

Y podríamos echarle la culpa al gobierno y decir que no hay recursos, cómo si tener un alumno con discapacidad fuera tan “especial”, que no se puede lograr incluir, pero el primer paso, está en decidir participar.

“Para fortalecer el proceso de integración educativa es necesario contar con la participación decidida de todas las autoridades educativas, especialmente de los responsables de la educación inicial, preescolar, primaria, secundaria y especial, así como de los supervisores y directores de las escuelas, los maestros de grupo, el personal de apoyo de las escuelas, los padres y las madres de familia y el personal de educación especial. Este último desempeña un papel muy importante para lograr la integración educativa de los alumnos con necesidades educativas especiales. Sin embargo, la integración educativa no es una tarea exclusiva de educación especial, pues los niños, las niñas y los jóvenes con necesidades educativas especiales asisten a las escuelas de educación regular, de manera que todos los involucrados deben compartir la responsabilidad de promover que logren los propósitos educativos Programa Nacional para el fortalecimiento de la Educación Especial y la Integración Educativa

Participación decidida de TODOS, directores, maestros, personal de apoyo, padres y personal de educación especial, COMPARTIENDO la responsabilidad de promover que se logren los propósitos educativos.

El camino ha sido largo, y no podemos negar que han habido cambios para mejorar, pero tenemos que tener claro que aun queda mucho trabajo por hacer, siguen siendo más los casos de exclusión y segregación, siguen siendo más las lágrimas de impotencia, que las lágrimas de alegría y agradecimiento, pero en este camino no podemos desistir, no podemos callar, por nuestros hijos, y por los que vienen detrás, les recomiendo leer los diferentes documentos legales, conocer sus derechos, y levantar quejas  y alzar la voz para que cada vez sea más la gente consiente de lo que esta pasando, no nos sintamos tristes y apenados, porque nosotros no tenemos la culpa, mucho menos nuestros hijos, porque ellos no son un problema, el problema son las barreras sociales impuestas, aprendidas pasadas de generación tras generación, las que hacen que no puedan avanzar.
 
No es fácil, lo sé, pero confío en que las lágrimas derramadas, el batallar con directores y maestros, el que te cierren puerta tras puerta, no es en vano. Confío en que el camino que empezo a allanarse hace décadas por padres como tú y como yo, se está haciendo cada vez más limpio y plano , y que un día no será raro tener un alumno con discapacidad en la escuela regular, y estoy segura que un día seremos más los que contribuyamos a que la inclusión sea una realidad.