Sexualidad humana, no sexualidad especial

Cuando hablamos de igualdad para nuestros hijos, tenemos que tener claro que es igualdad en todos los ámbitos, pero cuando se trata de sexualidad, empezamos a titubear.

La vida afectiva y sexual de las personas con síndrome de Down tiene una serie de mitos y prejuicios que inquietan a familias y profesionales.

T-O-D-O-S somos seres sexuados, y la realidad es que las personas con síndrome de Down son personas sexuales con necesidades similares a las de T-O-D-O-S.

Hay mitos muy comunes, que afectarán a nuestros hijos , sino logramos quitarlos de nuestra mente (da click en el + para ver la Realidad)

Realidad: La necesidad de tacto, afecto y de relaciones significativas son importantes para todos.
Realidad:Así como hay rangos de impulso sexual en la comunidad en general, también lo hay en los individuos con síndrome de Down. Frecuentemente la falta de información y oportunidades reducidas para socializar, contribuye para que hayan comportamientos sociales inapropiados
Realidad:La necesidad de tacto varia tanto como en la población en general. Algunos individuos disfrutan del afecto; otros no debido a sensibilidad del tacto. Las personas con síndrome de Down pueden ser indiscriminadamente cariñosos como resultado del condicionamiento, falta de entrenamiento social o por estereotipos
Realidad:Patrones de desarrollo únicos dependeran de la salud de la persona; sin embargo, las personas con síndrome de Down tienden a empezar la pubertad a edades similares que la población en general.
Realidad:Cada vez más personas con discapacidad están logrando esta meta
Realidad:Hay una reducida fertilidad en las mujeres y hombres con síndrome de Down, pero incidencias de reproducción en ambos casos han sido documentados.
Realidad:Muchas personas con discapacidad intelectual se casan, pero hay muy poca información sobre la duración del matrimonio. A este momento, las estadísticas del éxito en el matrimonio se espera que sean similares a los matrimonios con éxito en la población en general.

Estos mitos y miedos de los propios padres y profesionales hacen que el aprendizaje sobre sexualidad sea diferente para las personas con síndrome de Down

  1. Dándoles menos información
  2. Enseñándoles a tener una actitud negativa
  3. Posponiendo y retrasando la información que se les da
  4. Menos oportunidades para socializar

Menos Información

Los estudios demuestran que las personas con discapacidad tienen menos acceso a información sobre sexualidad que la población en general.

Son limitadas las oportunidades para aprender formal e informalmente .

Libros con texto fácil y claro con imágenes concretas son difíciles de encontrar, desconozco si existen en español.

Hay cierta tendencia de “protegerlos” de la información, en lugar de educarlos.

Actitudes Negativas

En la población en general aun hay mucho enojo y ansiedad al hablar de sexualidad, pero si se habla de personas con discapacidad la incomodidad se incrementa.

Cuando se presenta ante estas actitudes, la persona aprenderá que la sexualidad es algo negativo o inaceptable.

Posponiendo y retrasando la información sobre sexualidad

Los niños con discapacidad es menos probable que hagan preguntas o se mantengan en conversaciones con sus padres incitados por curiosidad, esto hace que los padres pospongan el tema.

También puede que los padres se sientan incapaces de como explicar o enseñar conceptos sobre sexualidad.

Menos oportunidades para socializar

Las personas con discapacidad tienen menos oportunidades para desarrollar y practicar habilidades sociales. Para los individuos con síndrome de Down, el lenguaje e inteligibilidad pueden hacer mas difícil la conversación casual con sus compañeros.

Los padres debemos de tener un papel más importante en apoyar una sexualidad saludable de nuestros hijos.

#1 Reconociendo la sexualidad como algo positivo del ser humano

Nuestros hijos tienen las mismas necesidades de aceptación, información y entendimiento que todos los demás,y debemos detenerlo claro para poder pasar al paso #2 y #3

#2 Compartiendo información

Una característica de adultos con una sexualidad saludable es que tienen información básica de la sexualidad que les ayuda a tomar decisiones informadas y responsables, entendiendo hechos básicos sobre el cuerpo, sus derechos y sus responsabilidades.

La información que les demos debe ser precisa, entendible, oportuna y relevante.

#3 Compartiendo Valores

Comunicar los valores que reflejan tu propio punto de vista y creencias sobre lo que esta bien y no.


Información tomada del libro Teaching Children with Down Syndrome about Their Bodies, Boundaries, and Sexuality: A Guide for Parents and Professionals