Mi hijo con síndrome de Down se fue solo a la escuela

In Mi Diario by Alicia LlanasLeave a Comment

Tengo una amiga que dice que su hija con síndrome de Down es muy floja para la escuela,  a lo que agrega que si no tuviera síndrome de Down seguramente sería igual.

Bueno, si Elías no tuviera síndrome de Down creo que haría lo mismo que hizo hoy, porque es curioso, es seguro de si mismo, se le meten de repente cada idea, reclama cada vez más independencia y pues ya se siente muy grande.

El día empezó como cualquier otro.

Sonó su alarma a las 6am, lo escuché que despertó y fue al baño, después fui yo al baño y lo vi cambiándose de ropa, eran las 6:15 y ya estaba listo, vimos un poco de noticias, y luego bajó, se sirvió cereal y empezó a desayunar.

Bajé después de él y prepare su lonche y el de Eva, terminó de desayunar, se lavó los dientes, se puso su chamarra pues hacía frío, agarro su mochila, revisó los libros de acuerdo a las materias que le tocaban, eran las 6:40am y ya estaba listo, me dijo que iba a ir por su celular, pues se lo iba a llevar a la escuela, le dije que no podía llevar (aunque se que algunos si se lo llevan) y me dijo que no lo iba a sacar, le dije que para qué se lo quería llevar entonces? y me dijo: te voy a mandar un mensaje a la salida y decirte que ya voy para allá.

Para que entiendan el contexto, debo de regresar al día de ayer, cuando íbamos en el carro Elías, y las dos chicas del ride al mediodía, les dije que quería empezar a que Elías anduviera más sólo, y que UN día, se irían sólos de la secundaria a la primaria, a lo que los tres reaccionaron con un siiiiiii y aunque le dije mis preocupaciones, los tres me dijeron: no pasa nada!

Entonces hoy en la mañana, Elías planeaba regresarse sólo de la escuela a la primaria, y le dije que NO, que tenía que hablar con la mamá de la chica del ride, y que debía a esperar, yo le iba a decir cuando, y hoy yo iba a ir por él.

joven con sindrome de down

Yo sé que el entiende perfectamente todo esto.

Entonces eran las 6:50am y yo me subí, nunca lo hago, siempre me quedo esperando a que pasen por él, pero hoy no, a los minutos escucho que grita: ma! ya me voy! y yo le conteste: que te vaya bien!

Unos 5 minutos después, mi esposo dice:” ¿dónde está Elías? ya llegaron por él!” y le digo, “pero si el ya se fue”

Baja mi esposo rápido, y yo detrás de él, y ¿adivinen qué? no estaba!

Le comento al señor de ride y se va, yo agarro las llaves del carro y me subo, y son esos momentos donde la mente vuela, ¿y si se fue con alguien más? y ¿si no iba para la secundaria? ¿llamo a la policía? ¿qué hago?

Pues por lo pronto me voy por la ruta por la cual se iría caminando, no veo nada, me detengo a mitad de camino, pensando que quizás se fue por otro lado, estoy a punto de llamar a la secundaria y decirle a la trabajadora social lo que había pasado y por favor que me avisara si Elías llegaba , en eso escucho que pitan, atrás de mi está el carro del ride, me bajo y me dice el sr: “me lo encontré más o menos por aquí, iba caminando, pero ya lo dejé en la escuela”

pfff que alivio, está bien!

Le llamo a mi esposo y me dice que vaya por el a la escuela, debíamos hablar con él, asegurarnos de que entendiera que lo que hizo estaba mal.

¿Cuál fue su respuesta? ya soy joven! yo puedo ir solo!

 

pubertad sindrome de down

Lo cual es totalmente cierto, y lo aprendí desde que tenía 7 años! Pues esa vez se salió de la escuela y llegó a la casa , siempre ha sido muy orientado, ese no es el problema! sino la forma en que nos lo demuestra!

Después en diferentes ocasiones aprovechaba que aun no despertaba y se salía iba al parque, a la tienda o con sus abuelos, siempre con un propósito.

O como aquella ocasión que fuimos a una boda en Cancún, despertamos y no estaba, Elías había salido a ver si seguía la fiesta, cabe aclarar que en esta ocasión muchos de los invitados y familiares se lo cruzaron y no pensaron que Elías se había salido sin permiso, lo vieron caminando, tan seguro y tan tranquilo.

Y luego para rematar

Más tarde mientras yo no estaba en casa quiso calentar una tortilla y se le quemó, lo bueno fue que me llamó, lo malo es que era la última tortilla.

 

Todo esto es parte de crecer, yo dije que no quería un angelito ni un niño eterno, todos estamos aprendiendo en el proceso.

 

Leave a Comment